viernes, 24 de julio de 2009

Lirios con mala leche

Se corrió la bola y todo el mundo salió del agua como si le quemara el culo. Una niña atacada por un tiburón... en la playa de al lado. En rigor no es tan de al lado, pero un par de kilómetros de separación para ese bicho lleno de dientes y mala leche no parece mucho.
Ella me abarajó con la noticia, recién llegados de Calafell, donde Lucas se baña en el mar, a poca distancia del Vendrell, los pagos del gran violoncelista Pau (Pablo) Casals, y ¡un tiburón en la playa!
Al final no fue para tanto y... esto parece una fábula “sudaca” con moraleja: a cada cuál según su medida.
Como en el Mediterráneo ya se comieron hasta los buzos, los peces grandes emigran a falta de peces chicos, y otros se hacen cargo –se me ocurre- de sus roles de película clase B.
Lo que falla es el nombre. Un pez que se llama “lirio” -entre medio metro y metro entero- no cierra con la mala leche que se carga. Pero parece que los nombres no importan, porque si los lirios tienen muchos dientes y muy mal genio, y nadan en medio metro de agua, tus pelotas están en peligro, querido filipipón.
Ah, el de abajo es el lirio, supongo que momificado.
Segundo Ah: otra vez nos sucedió. El tren que nos llevaba Calafafell se detuvo a pocas estaciones porque un tipo cayó a las vías, justo cuando pasaba un tren. El año pasado nos sucedió cinco veces. Llegamos a la conclusión de que cuando saben que vamos a Calafell tiran la casa por la ventana y la gente a la vía.

La noticia:
http://www.elmundo.es/elmundo/2009/07/24/barcelona/1248446756.html
El lirio mordedor: http://www.todopesca.com/fichas/mar/lirio.htm


4 comentarios:

Donsorroso dijo...

Raúl: estoy escribiendo una historia del catolicismo argentino entre 1955 y 1976 y quería preguntarle sobre unas acciones llevadas adelante por el ERP 22 a fines de 1974.
A la espera de sus comentarios, le envío un cordial saludo.
Marcos
donsorroso4@yahoo.com

ÁREA FENG SHUI dijo...

Sr. Argemí, me ha encantado su libro, Siempre la misma música. Me dió una atracción fatal, en la puerta del Vips, y si leer la contraportada ni nada, me lo compré en un arrebato. Neuquén, Buenos Aires, y Ud trabajando en el Rio Negro.. Yo conozco tanto a los Laría.. Qué mundo increíble lleno de casualidades.. Un libro de Neuquén, un periodista que trabajó en el Río Negro.. y yo, en verano, aburrida total en un Madrid vacío, saltando el océano para sentirme allí.. qué fuerte.
gracias,

loretoricoy@gmail.com

Anónimo dijo...

Hola Raúl!!!! Mira donde te vengo a encontrar!!! Soy Graciela Lapera tu compañera de teatro de la calle N° 7 de la ciudad de La Plata, ustedes era n mas grandes y yo la mas chica de 14 años, ibamos con Jorge Ochoa, Raúl Carpinetti y Carlos Webber, te acordás?? Y también haciamos expresión corporal en otro lugar, por que en la escuela no había espacio físico, jajaja, cuántos recuerdos!

Te dejo mi mail , grademardel@hotmail.com

Estaría bueno contactarnos y seguir recordando esas épocas!
Te dejo un abrazo muy grande!

Anónimo dijo...

Sr. Argemi,
Todavía se acuerda de sus epocas de terrorista asesino???
Que suerte que este gordito y no como algunas de sus victimas....