sábado, 16 de mayo de 2009

¿Para qué el perro?



Hay noticias que a uno lo sumergen en la meditación trascendental. Por ejemplo.
El ayuntamiento de Girona se decidió a modificar la ordenanza que preveía multas para quien no sacara a pasear al perro al menos 20 minutos por día.
El cambio está en que los técnicos no se ponen de acuerdo a cerca de cuánto tiempo necesita un pichicho para ser feliz, porque 20 minutos para un galgo de carreras es poco, y para un pequinés faldero una maratón. Por eso sacan lo del minutaje, pero queda la obligación y las multas, porque, está claro, el perro tiene derecho a cagar ¿y dónde quiere que lo haga, junto al televisor?
Entonces salgo a la calle y me viene lo de la filosofía existencial. A cada tanto me encuentro con gente juntando con bolsita, papelito o lo que sea, la mierda que su perro acaba de depositar sobre las baldosas; y me ataca una arcada.
Hoy, pensando en que la obligación de juntar la mierda de tu pichicho tendría que haber disminuido la cantidad de perros cautivos, y no ha sido así, concluyo que la gente quiere tener perro porque lo que le gusta es jugar con la caca, meterla en una bolsita y llevársela en el bolsillo.
Propuesta superadora: que los ayuntamientos siembren las veredas (aceras) con cacas varias para que la gente se realice juntándolas y se ahorren los gastos de mantener un perro.


¡Qué me vas a contar!

Otra noticia, menos sorprendente que la anterior. Barak Obama prohibe que se muestren las fotos de sus compatriotas torturando prisioneros y, lo peor, rehabilita los tribunales militares para Guantamo, o donde sean necesarios, agrego yo. ¿Qué esperaban que hiciera? ¿La revolución socialista? Pues no, Superman nunca deja de cabalgar.

4 comentarios:

horacio ricardo palma dijo...

El cirko jurídiko K sigue su marcha. Hoy se sientan en le banquillo de los acusados los que mataron en combate a un militante comunista. Juzgar a militares por la muerte de Floreal Avellaneda, es cómo juzgar a la policía porque lucha contra la delincuencia!!!.
Se podrán discutir métodos, pero cuando se trata de salvar a la Patria deben ser perdonados exesos y errores propios de toda guerra. Es en ese momento cuando la premisa de Maquiavelo cobra vigencia: el fin justifica los medios.
Sin rencores.
Abrazo
Horacio R. Palma

Anónimo dijo...

anda acagar "sin rencores"
Chau R,

H de K dijo...

Leo su novela argemí, su primera novela, la editada en catálogos, muy buena amigo!

Anónimo dijo...

Argemi deje de pasear el rrope y escriba algo. Chau R.