viernes, 19 de enero de 2007

Abraceiros


Hace unos años un brasileño se hizo notorio para la prensa porque no dejaba escapar a ningún famoso sin darle un beso en la mejilla. El tipo era capaz de saltar a un campo de fútbol para besar a Pelé o a Ronaldinho, eludir a los gorilas con anteojos espejados para meterle un beso a Bill Clinton, o asaltar el “papamóvil” para el ósculo de rigor a Juan Pablo II.
El sujeto, que decía haber posado su morro hasta en Bush padre, Bush hijo y Bush espíritu santo, era popularmente conocido como “el besuqueiro”.
Recordé al besuqueiro porque la tele mostró a un grupo de ¿abraceiros? repartiendo abrazos a diestra y siniestra en el centro de Madrid.
¿Será culpa de la inmigración? ¡Caray con el intercambio cultural!
Lo curioso es que al grupo de abraceiros le sobraban dos o tres carteles donde proclamaban su intención de dar abrazos gratuitos, y un par de pirados (loquitos, en jerga rioplatense) se los agenciaron para repartir apretones sin sustento ideológico, sólo porque les sobraba el tiempo. Y eso me parece poco serio.
¿Por qué? Porque allá por el sudeste asiático, de los elefantes de Siam hacia la izquierda, hay una señora que proclama su fe en las grandes mejoras para la Humanidad -con mayúscula- que trae aparejado el abrazar a amigos y enemigos. Fe que supongo presente en el primer grupo de abraceiros, pero de evidente ausencia en los que recogieron los carteles sobrantes porque no tenían nada mejor que hacer. Lo dicho, estos abraceiros eran unos improvisados, y así no vamos a ninguna parte.
Al fin de cuentas la fe abraceira tiene un sustento: mientras estamos ocupados en hacernos un nudo con todos los que se ponen a tiro, no nos queda ni tiempo, ni ganas, ni manos para hacer la guerra. Es cierto, los ladrones de carteras y la pediculosis, felices de la vida; pero todo tiene siempre alguna contra.
En todo caso quiero dejar clara mi posición. A la hora de abrazar prefiero ser selectivo. Me niego a que me contagie la tos ferina, o algo peor, el optimismo, por ejemplo, alguien que no sea un amigo o un enemigo conocido.
Sobre todo porque temo la epidemia de legisladores y funcionarios de ayuntamiento empeñados en ser modernos, que se disputarán el honor de hacer obligatorio el abrazo o el beso húmedo, o escarbar solidariamente la nariz del vecino. ¿Que eso nunca sucederá? Se lo digo, ya está jodido; le contagiaron el optimismo.

7 comentarios:

Ellicera dijo...

¡Organicemonos! dijo aquel vago en una orgía y tenia razón.
Nuestra generación masculina de hermanos latinoamericanos hizo que la emprendiéramos a los besos y abrazos con todo el mundo y ahora se han mezclado las categorías. ¿A quien dar la mano, a quien abrazar, a quien dar un beso?.¿Dos tipos amigos que se dan un beso, tiene que ser con ruido (chuik) o sin ruido? ¿si se encuentran adentro de un auto también tienen que darse un beso...?
Estoy confundido, y ya no tengo ganas de andar escupiendo pelitos de barba de cualquier pelotudo.¡Organicemonos!

Fallarás dijo...

¿Y qué pasa si al que te abraza en plena calle le plantas una patada en la espinilla (o rodillazo más alto) y le cuentas que tú eres patadeiro en lugar de abraceiro?

fran dijo...

Te mando un abrazo, contagiado de optimismo. ¿Estoy jodido? Sí, claro.
Lo de sacarte los mocos, prefiero no pensarlo,... Quiza te regale un pañuelo o no quiera ser tu vecino,... Selecionaremos los barrios,... ¡Viva el Mondogo!

El hueso dijo...

En Granada tuvimos un alcalde famoso por sus abrazos y quereres. Reo de un pacto imposible de cumplir, su gestión fue deslucida, que muy cariñosa, eso sí.

adela dijo...

A mí no me importaría que me abrazara el bloguero...

Guille dijo...

Abracémonos, dijo la diosa Kali, que si mal no recuerdo tenía más brazos que patas una araña, y sus abrazos no eran de lo mejor que te podía pasar, según Sandokán, tigre de la Malasia, no tigre Juan.
Mi laburo de jornalero periodístico me puso una vez en el camino de Menem, que entró saludando hasta al gato porque andaba de campaña. El guacho riojano me dio la mano y yo, pecador, la estreché. Era un conjunto de huesos desarticulados bajo una papilla gelatinosa, pero fue suficiente para que al rato nomás me subiera la fiebre a 40 grados, desencadenando una catarata de alucinaciones entre las cuales se destacaba una en la que yo quedaba en el camino de Menem y me daba la mano.
No quiero pensar lo que habría sucedido si me hubiera dado un abrazo.
O tal vez sucedió y por eso escribo esto.

lucialijtmaer dijo...

que jodido, ser abraceiro profesional. tanto como ser boleteiro (esos que se van a buscar setas al monte).